Así como el motor de nuestro automovil necesita mantenimiento, los neumáticos o llantas también requieren de cuidado y mantenimiento, pero no te preocupes… el mantenimiento de las llantas es muy sencillo.


Presión de inflado

Mantener el nivel de presión recomendada en las llantas aumenta la vida útil y garantiza la maniobrabilidad, frenado y consumo de combustible óptimos en el auto.

Todas las llantas pierden aire y varía en función al tipo de viaje o terreno por el que transitemos, a la carga que se transporte y la temperatura de la superficie sobre la que circulemos. De manera normal, el ritmo al que se pierde presión en las llantas es cercano a 1 libra por pulgada cuadrada (0.69 bar) por mes.

Todos los vehículos, en su manual de usuario, cuentan con las recomendaciones de inflado de lo las llantas. También podrás encontrar una etiqueta en el marco de la puerta del conductor en donde viene especificada la presión recomendada por el fabricante del vehículo.

Inflado

Para que la vida útil de una llanta sea la óptima debes considerar inflarla a la presión recomendada, así la superficie de contacto será la óptima, con lo que el desgaste de la llanta será uniforme.

Si el inflado del neumático es deficiente, la superficie exterior, en ambos lados de la llanta se gastará más rápidamente que la central. De la misma manera; si el inflado de las llantas se excede en la presión, la superficie central del área de rodamiento será la única que tendrá contacto con la carretera y en consecuencia será la parte más gastada de la llanta. Por lo anterior es de suma importancia que revises la presión de las llantas con frecuencia para alargar su vida útil, mejorar el frenado del vehículo y tener un rendimiento óptimo del combustible.

Por tu seguridad y la de tu familia es importante que revises la presión de las llantas una vez al mes y hacerlo cuando éstas estén frías, por último asegurate de que las válvulas tengan tapón.

Rotación

Para que el desgaste de las llantas sea uniforme, aún con la presión adecuada, la rotación de las llantas mejora la vida útil de la mismas.

Dependiendo del tipo de tracción con que cuente el vehículo (Tracción Trasera o Tracción Delantera) el patrón de rotación sugerido puede ser distinto, lo anterior debido a que la fricción varía.

Cuando las llantas traseras y delanteras son de diferente tamaño, habría que consultar el manual de propietario o preguntar con el distribuidor de la marca la conveniencia de la rotación de los neumáticos.

Se recomienda que los neumáticos sean rotados según se muestra en la siguiente imagen.

Rotación de Neumáticos

La frecuencia con la que se debe realizar la rotación es entre los 10,000 y 15,000 Kilómetros. Dependerá mucho del uso del vehículo.

Si el vehículo es conducido a altas velocidades o se utiliza para el transporte de carga, la rotación debe ser más frecuente.

Aún cuando el trabajo de rotar las llantas es sencillo y no requiere herramientas especiales, te recomendamos que asistas a un taller especializado para que te apoyen.

¿Aire o Nitrógeno?

Para el inflado de las llantas de tu vehículo puedes usar aire o nitrógeno. Trataremos de describir las ventajas y desventajas de ambas opciones.

Aire

El aire está compuesto por: 78% de nitrógeno, 20% de Oxígeno, 0.03% de Dióxido de carbono, 0.94% de Argón, 0.00123% de Neón, entre otros.

Ventajas

  • Prácticamente en cualquier estación de gasolina puedes realizar el inflado con aire
  • El costo es mínimo, tanto que eventualmente puede ser gratis

Desventajas

El inflado de neumáticos con aire realmente no tiene desventajas ya que la gran mayoría de los neumáticos para vehículos de uso particular utilizan el aire para su inflado pero si lo comparamos con el Niitrógeno tenemos que:

  • La pérdida de presión es mayor que en aquellos neumáticos que se inflan con Nitrógeno.
  • Con la fricción o rodamiento, las llantas onfladas con aire tienden a calentarse y aumentar su presión debido a que el aire es húmedo.



Nitrógeno

Tiene poco tiempo que se empezó a usar el Nitrógeno en el inflado de neumáticos de vehículos de uso privado, principalmente por sus ventajas y características.

Ventajas

  • Al ser un gas frío la presión de inflado es más uniforme y se mantiene por más tiempo
  • Por su eficiencia en el manejo de la temperatura de las llantas, el desgaste de éstas es menor

Desventajas

  • Su uso aún no es generalizado, razón por la que no será fácil encontrar algún taller o estación de servicio que te lo pueda proveer
  • Debido a la necesidad del uso de equipos especiales para su obtención, puede ser aún caro el inflado de los neumáticos

Conclusiones

Definitivamente lo recomendable al momento de inflar tus llantas o neumáticos es el uso de Nitrógeno ya que aumenta la duración de las llantas, reduce la necesidad de “reinflado”; razones suficientes para pensar en adoptar el hábito de inflar las llantas con Nitrógeno.

Leave a Reply