Definitivamente en gustos se rompen géneros y hasta en el tunig podemos ver que esa máxima se cumple ya que nos pusimos a preguntar e investigar y notamos marcadas diferencias en función a la zona geográfica de la que se trate.